ME ESTABA RESISTIENDO⁣

He necesitado estos casi 8 meses de vida de Luca para darme cuenta que me resistía a dejar morir mi antiguo yo.⁣
Me conté la milonga en mi mundo perfecto que la maternidad te transformaba y luego de un tiempo una volvía a reencontrarse con quien era. ⁣

PERO NO.⁣

Jamás volves a ser la misma.⁣
Y yo me resistía a esa idea imponiéndome responsabilidades y tareas del trabajo que son imposibles de cumplir cuando quieres respetar el ritmo de tu bebé. ⁣
Y también me resistía cuando me he impuesto rutinas de ejercicios para no sentirme tan robocop.⁣
O me resistía cuando fantaseaba con hacer las mismas cosas que hacía antes y de la misma manera.⁣
La maternidad te atraviesa, te abre y te transforma. Otro ser tiene que salir de dentro. Otra alma tiene que habitar ese cuerpo.⁣
Las hormonas sabias te recorren de pies a cabeza, tus huesos, tu cuerpo y tu carne se expanden, tu cerebro cambia.⁣

Y yo pretendiendo volver a ser quien era.⁣

Esa era mi resistencia. Esa era mi trinchera.⁣

Cuando he podido comprenderlo, después de darme una y otra vez la cabeza contra la pared y sentirme frustrada, he sentido paz y me he entregado.⁣
Mis días son como ves en la foto, casi siempre me encontras en pijama dando volteretas en el suelo, con camisetas sin sujetador esperando el momento para dar la teta.⁣
Vivo manchada de comida porque este monito usa mi cuerpo para treparse, descubrir y tener cobijo. Y sus manos regordetas llenas de tomate y fruta fresca me recorren.⁣
Hoy me entrego a sus tiempos y elijo priorizarlo porque se lo merece. Y en esa entrega fluyo en otros tiempos.⁣
Hay días en que puedo trabajar, otros no.⁣
Hay días que la ducha es más larga, otras de 2 minutos.⁣
Hay días que cocinamos juntos y pasamos horas oliendo pimientos y manzanas. Otros que sólo puedo hacer un huevo.⁣
Pero estos días son oro en su crecimiento y apego emocional y por eso elijo caminar a su lado, dejándome guiar por la sabiduría de sus tiempos.⁣
Cada noche al acunarlo le repito que somos mejores personas porque hemos tenido la suerte de que nos haya elegido como sus papás y que lo amamos.⁣
Y ayer cuando le dije al oído esas, palabras algo hizo click y deje de lado mi lucha y mi resistencia.⁣

Ya no volveré a ser quien era, pero soy infinitamente más grande y poderosa sosteniendo a mi cachorro en brazos.⁣

Espero mis reflexiones, miradas y vivencias te sirvan como espejo para atravesar las tuyas.

Si quieres compartir tu experiencia y tu camino, aquí tienes un espacio amoroso.

Te leo en comentarios,

Laura

DESCUBRE TU MATERNIDAD CONSCIENTE

Te invito a que realicemos un viaje de transformación personal que te permitirá conocerte a vos misma, conocer la naturaleza de tu bebé y accionar para que la relación entre ambos sea respetuosa y fluida.

Quiero saber más
Relatos de mi Maternidad: La resistencia

Espero mis reflexiones, miradas y vivencias te sirvan como espejo para atravesar las tuyas.