¡Te cuento que ya nos hemos ventilado febrero!

A mí casi me da un soponcio cuando me he fijado la fecha en el calendario.

Pero lo que veo de positivo en ello es que el tiempo cobra esa dimensión de pasarse rapidísimo cuando estás haciendo lo que te gusta de verdad.

Porque no te planteas que quisieras hacer algo diferente con tu tiempo, sino que te gustaría tener más horas para hacer más y mejor de lo que te apasiona ¿No crees?

El post de hoy va de eso: Gestión del tiempo y Pasión

Voy a contarte algunos secretos que utilizo a diario cuando cocino para mis clientes de TU MENU SALUDABLE y que además pongo en práctica en mi cocina para ahorrar tiempo en la preparación de los platos de la semana.

Una de las cosas que he aprendido gracias a una de mis pasiones, la cocina saludable e inclusiva, es a gestionar mejor el tiempo para poder hacer más de las cosas que me gustan o dedicar parte de mi tiempo a quienes son mis prioridades.

“Tener tiempo” para cocinarte sano y rico, en realidad no es una cuestión de tiempo, sino de gestionar mejor tus prioridades.

Me explico.

Si dices que tu prioridad es tu salud, sentirte con energía, tener la mente despejada para atender a tu familia, a tu trabajo o a tu estudio, tener vitalidad para hacer ejercicio, acostarte y descansar, etc la única forma que tienes de echarle un par de ***** es otorgándole tiempo a comer bien, porque la comida es el combustible que le permitirá a tu cuerpo poder estar sano y hacer frente a todas las prioridades que te has marcado.

Cómo gestiones tu tiempo para poder comer bien dependerá de tus circunstancias. Puedes invertir dinero en que alguien te cocine (como lo hacen mis clientes a través del servicio TU MENU SALUDABLE), puedes comer en un sitio que tengan los requerimientos nutricionales que busques o puedes invertir tiempo en prepararte lo que vayas a comer en la semana.

Tomes el camino que consideres más apropiado, QUIERO AYUDARTE y por ello voy a compartir los secretos que he aprendido en mi andadura como chef y que me permite hacer más en menor tiempo para que puedas ponerlos en práctica en tu cocina y rentabilices el tiempo entre fogones.

COMPRA SEMANAL

En esta compra tenemos un manifiesto con mi pareja:

  • No comprar comida procesada, snacks, bollería, precocinados ni para nosotros ni “por si acaso”.
  • No se compran refrescos, ni bebidas azucaradas.
  • No se compra azúcar, harinas ni grasas refinadas.
  • Leemos siempre las etiquetas y si tienen más de 2/3 ingredientes químicos no compramos.
  • Tener siempre frutas disponibles.

Este manifiesto nos garantiza que el mayor % de alimentos que ingresan a casa son verduras, frutas, frutos secos, huevos, carnes y poco más.

También nos da idea de lo que podemos llegar a cocinar en la semana, ya que dependerá de las verduras que consigamos.

MENÚ SEMANAL

Si bien soy una defensora que tener un menú semanal ahorra mucho tiempo porque eso te indica lo que deberías comprar y así desperdicias menos alimentos. Me permito cierta flexibilidad a la hora de preparar los platos. Esto es válido si eres una persona resolutiva y creativa en la cocina.

Pero si te cuesta un poco pensar qué cocinar, tener listo un menú te ahorrará tiempos.

COCCIONES

  • Dejo platos semi-preparados para darles un último toque de calor o cocción.
  • Normalmente dedico entre 2/3 horas del domingo a preparar lo que consumiremos en la semana, y luego cada día unos 15 minutos en calentar y preparar el plato.

HORNO

  • Utilizo mucho la técnica del papillote; la ventaja es que puedo preparar varias cosas a la vez: carnes, pescados, verduras, pisto y arroces. Cuando se enfrían los congelo para usarlos más adelante.
  • Hay verduras como: patatas, boniatos, calabazas, brócoli y zanahorias que puedes envolverlas y cocerlas enteras para trocearlas y preparar tus platos.

CRUDO

  • Casi siempre pico cebolla en juliana y pimientos en tiras y los guardo. Con ello puedo preparar fajitas o ensaladas.
  • También dejo rallada zanahoria y remolacha y las conservo herméticas en la nevera. Me sirve para las ensaladas.

COCCIÓN

  • Los huevos hervidos son un socorrido recurso, por ello siempre los tengo en la nevera.
  • Dejo preparadas tortillas variadas: de calabacín y zanahoria, de puerro y ajetes, de espárragos, de espinacas y cebolla. Con ello resuelves un desayuno, una cena express, etc.
  • Suelo cocer también arroz, quinoa o trigo sarraceno sin especias para luego poder usarlos con salsas, en ensaladas, mezclados con otras verduras, etc.
  • Casi siempre preparo algún puré/crema: aprovecho para reutilizar verduras y frutas que se van a poner malas, y puedes congelarlo.

PLANCHA

  • Otra forma en la que me gusta cocinar las verduras: rodajas de berenjenas, aros de cebolla, rodajas de calabacín, champignones y espárragos.

SALSAS

  • Casi todas las semanas preparo pesto casero, para darle un toque de sabor a las comidas y presentarlas diferentes.
  • Salsa de tomate casera también preparo en cantidad y congelo.
  • Guacamole es casi un fijo. Si le dejas el hueso dentro y lo tapas bien, se conserva sin ponerse negro.

TIENES TODAS LAS RECETAS DE SALSAS AQUÍ

EXTRAS

  • En la nevera siempre hay brotes verdes, tomates, espárragos, champignones para preparar ensaladas.
  • En la alacena tenemos conservas de atún, caballa o melva para resolver de manera express la comida de algún día.
  • Como snacks compramos frutos secos naturales sin freír: nueces, almendras, avellanas, pistachos.
  • Para decorar platos uso semillas, especias naturales y secas y aceite de oliva extra virgen.

Espero que puedas llevar a la práctica alguna de estas ideas porque ya sabes que con pensarlo no es suficiente, ¡mejor si lo apoyas con un compromiso y una acción!

Desde Canela y Coco puedo ayudarte a optimizar tu tiempo y cuidarte en tu salud a través de TU MENU SALUDABLE.

Y si te gusta la cocina, puedes aprovechar RECETAS como las que te propongo para inspirarte.

REVOLUCIONA TU SALUD con mi cocina.
Recibe mi REGALO Especial de Bienvenida

Me uno a la comunidad