Desde la semana pasada vengo dando la lata con el famoso “Yogur de Coco sin lácteos”.

Que si directo por aquí, que si ¡Mamá me hago youtuber por allá!, que espérate que me conecto, con mis padres desde argentina enseñándoles cómo darle al like al video… ¡Un show!

Y de tantos fermentos y experimentos, me ha parecido viajar en el tiempo y verme en la parte de atrás del auto de mi abuela con el litro de yogur casero hecho con la leche de la vaca del vecino, derramado por toda la ventanilla del coche, cuando insultaba de forma deliberada a otro conductor imprudente y se me caía la lagrimita viendo como me quedaba sin mi merienda.

Por eso creo que, encontrándome bajo el efecto de los probióticos y nostálgica de mi infancia, me he comprometido públicamente a hacer este post con el paso a paso contando hasta el más mínimo detalle de cómo con 2 pasos de nada: MEZCLAR Y ESPERAR me he montado este sarao de yogures que no tiene precedente.

Este yogur casero es tan fácil que hasta los ingredientes son poquitos.

Decirte que aunque hoy te cuente el paso a paso de una receta sin utilizar yogurtera, puedes echar un vistazo a las mejores del momento, en esta fantástica comparativa https://ollasarten.com/yogurteras/

¡Vamos a ello!

INGREDIENTES

Para 2 raciones de aprox 200 ml cada una necesitas:

1 Lata de leche de coco de 400 ml aprox, con más del 80% de coco y de preferencia sin azúcar a temperatura ambiente para que la grasita esté blanda.

Tiene que ser lata, porque lleva la grasita del coco y la necesitamos para que actúe como espesante, por ello no nos vale le leche de coco en tetra brick.

La consigues en supermercados y herbolarios.

2 ó 3 Probióticos en cápsulas o en sobres que contengan algunas de las siguientes cepas: Lactobacillus acidophilus, Bifidobacterium bifidum, Bifidobacterium lactis y Streptococcus thermophilus.

Las consigues en herbolarios o farmacias.

OPCIONAL: 1 cucharadita de postre rasa de cáscara de Psyllium, una semilla que actúa como aglutinante, dándole al yogur una consistencia más firme.

Lo consigues en herbolarios o por Amazon.

1 cuenco de cristal con tapa, si es de lo que se usan para envasar de forma hermética, ya que nos permitirá dejar semi abierta la tapa, que entre el aire pero que no se llene de partículas del ambiente.

paso a paso yogur de coco

PROCEDIMIENTO CON EXPLICACIONES

PASO Nº1

Abre la lata de leche de coco e integra bien la grasa con el líquido con la ayuda de una cuchara.

PASO Nº2

En un recipiente pequeño disuelve el polvito de tus probióticos con unas cucharaditas de leche de coco para deshacer todos los grumos. Si usas cápsulas deberás abrirlas para retirarles el polvo de su interior.

¿De qué depende usar 2 ó 3 cápsulas/sobres?

De la acidez con que te gusten los yogures.

Te recomiendo que pruebes con 2 cápsulas y que dejes que tu paladar te indique si por ahí va la cosa. Así, la próxima vez que hagas, sabrás si debes agregar una cápsula más o no.

Si has conseguido psyllium le agregas también la cucharadita en este cuenco y la integras con los probióticos.

¿Qué pasa si no usas psyllium?

Nada en cuanto a sabor o proceso de fermentación, sino que obtendrás un yogur más líquido.

Si usas la cáscara de esta semilla, que se hidrata con los líquidos, tu yogur tendrá una consistencia más firme, como la de los yogures comerciales de vasito.

PASO Nº3

Ahora pasa la leche de coco de la lata al recipiente de cristal y agrega la mezcla de los probióticos y psyllium. Con ayuda de una cuchara integra todo bien.

PASO Nº4

El paso final es dejar la lata semi-destapada a temperatura ambiente sin contacto directo con el sol, ya que necesitamos que circule el aire y ayude al proceso de fermentación, sin que se nos cuelen partículas que suelen estar en el ambiente.

PASO Nº5

Dejaremos nuestro yogur 24 horas fermentando y una vez pasado este tiempo, lo revolvemos con una cuchara y lo dejamos semi-destapado unas 24 horas más.

PASO Nº6

Pasadas otras 24 horas, revolvemos otra vez, lo tapamos y lo conservamos en la nevera.

DURACIÓN

Una vez lo guardas en la nevera, consúmelo preferentemente ante de los 5 días.

IMPORTANTE: TEMPERATURA

Como estamos trabajando con la temperatura del ambiente tienes que tener en cuenta la estación del año en la que te encuentras.

Si estás en primavera-verano y el ambiente está caluroso, quizás tengas que revolver una primera vez a las 12 horas y una segunda vez a las 24 horas y ya guardarlo en la nevera. O combinar 24 horas la primera vez y 12 horas la segunda vez, haciendo un total de 36 horas.

También tienes que considerar si en tu casa le pega el sol todo el día o por el contrario el sol no te da prácticamente porque esto condiciona la temperatura del ambiente.

¿Cómo te das cuenta si ya está o todavía le falta?

Lo primero: ser consciente de la temperatura de tu casa y del ambiente.

Luego tu parámetro serán las primeras 24 horas.

Cuando lo revuelvas lo pruebas y compruebas cuán ácido está y lo espeso que se ha vuelto. Si tiene suficiente acidez y le ves que ha cogido un poco de cuerpo, lo revisas pasadas 12 horas. Debería haberse tornado un poquito más ácido y espesarse aún más. Si es así, lo llevas a la nevera y ¡Chin pum!

Si en tu primera comprobación consideras que puede aguantar unas 24 horas más, te esperas hasta entonces.

No le hemos echado endulzante ¿No queda muy fuerte y ácido?

Eso depende de cada paladar, y lo acostumbrado que le tengas al azúcar en cualquier forma. Pero si no estás en ese punto, te recomiendo que uses miel pura para endulzar el yogur “al momento de servir”.

Otra opción es que te valgas del dulzor de las frutas para que en la combinación con el yogur lo endulce.

No he conseguido Psyllium ¿Qué otra cosa puedo usar en su reemplazo?

Opciones hay, pero tienen la complejidad de calentar y cocinar como es el caso del arruruz, el almidón de yuca o el agar agar. Como no lo he probado no quiero hablar sin conocimiento, pero investiga en internet que seguro encuentras una receta chula.

Una alternativa rápida es agregar 2 cucharadas de semillas de chia por cada 400 ml de leche de coco.

Esto ayuda a que aglutine el yogur por el efecto mucilágeno, pero a cambio te encontrarás las bolitas hidratadas de las semillas, sensación que a algunas personas no les resulta agradable.

Pero si no tienes problemas en tomarte un yogur un poquito más líquido evita el uso de aglutinante y tan pichi que te quedas.

No soy muy fan del coco ¿Sabe mucho a coco?

La verdad es que sorprendentemente y por efecto de los probióticos no tiene un sabor fuerte a coco como el que te estás imaginando.

El coco le aporta el dulzor justo para que no necesites endulzar el yogur.

Te animo a que le des una oportunidad, no tienes mucho que perder.

TRUCO

Si te has quedado sin probióticos o simplemente para no usar en vano, cuando vayas consumiendo el yogur, dejas unos dos dedos en tu tarro de cristal y lo mezclas con una nueva lata de leche de coco.

Ese poquito de “yogur viejo” será lo que haga fermentar tu nueva leche, convirtiéndola en yogur nuevamente; siguiendo los pasos de revolver pasadas 24 horas y 36 o 48 hs la segunda vez.

La particularidad de esta segunda partida, es que la fermentación ya viene con fuerzas y por ello tu yogur se irá espesando más y más según reutilices culines del yogur que haces.

INGREDIENTES QUE HE USADO

Estos son los probióticos que he usado y sus cepas, por si quieres descargarte la imagen y buscarlos donde vivas. Le das a botón izquierdo, guardar imagen como y así te la descargas y la tienes a mano.

Este es el psyllium que tengo en casa y que uso también como mejorante de los panes sin gluten. Dura muchísimo tiempo y también puedes tomarlo con bebidas vegetales, en ensaladas o disuelto en un vaso de agua ya que ayuda a mejorar el tránsito intestinal.

Te dejo el enlace de Amazon que es donde lo compré: CLICK AQUI

TOPPINGS

Estas son algunas opciones que puedes usar para tus yogures:

  • Nibs de Cacao

  • Chips de Coco

  • Chips de frutas iofilizadas

  • Chips de chocolate negro sin azúcar

  • Frutas naturales

  • Compota de Frutas

  • Mermeladas con trozos (Haciendo click aquí tienes una receta de frutos rojos y arándanos)

  • Mantequillas de frutos secos: crema de cacahuete, de almendras, de avellanas, etc

  • Frutas deshidratadas: pasas, orejones, piña, arándanos, etc (revisar que no contengan azúcar, glucosa o aceites)

  • Frutos secos: cacahuete (maní), anacardos (castañas de cajú), nueces en todas sus variedades, almendras

  • Semillas: chia, sésamo, calabaza, girasol, cáñamo, lino, amapola, etc (mejor al natural sin freir ni salar)

COMBINACIONES DULCES

Te dejo varias ideas que son las que más me gustan para que te inspires y las versiones a tu gusto:

  • Banana/plátano + Chips de Coco

  • Manzana (asada, a la sartén cocida con un poquito de aceite de coco o rallada natural) + nueces y canela

  • Chips de Coco + Almendras troceadas y mantequilla de almendras

  • Semillas de chia + Frutos rojos

  • Granola + Frutos Rojos

  • Granola + Frutas Tropicales: plátano, mango y arándanos

  • Carrot cake: zanahoria rallada, nueces, miel y canela

COMBINACIONES SALADAS

  • Salsa Tzatziki (salsa de pepino + yogur) se come de diferentes maneras: como sopa añadiéndole agua, como salsa para los kebabs o koftas, o simplemente para untar pan de pita o crudités de verduras.

  • Salsa de yogur para aderezo de ensaladas y legumbres.

Por último de los últimos, te dejo los dos videos de los directos que hice para que puedas ver el paso a paso en vivo y la consistencia por si la quieres comparar con los que vaya haciendo en casa.

Video del Paso a Paso
Video con el resultado final

Sabes que soy toda oídos y doña tecla, así que en los comentarios me gustaría leerte y que me cuentes qué te parece esto de los yogures fáciles, los resultados que vas teniendo o cualquier otra cosa que quieras compartir.

¡Yo me quedo con el ojo atento!

Te leo en comentarios,

Laura

REVOLUCIONA TU SALUD con mi cocina.
Recibe mi REGALO Especial de Bienvenida

Me uno a la comunidad