Cuando nos vamos de vacaciones estamos que no cabemos de la emoción con tantas ganas y preparativos.

A veces nos ocupamos de vaciar la nevera, comiendo lo que hay para evitar desperdiciar alimentos pero nos salteamos dos pasos importantes:

  • Planificar la compra antes y así reducir al mínimo los desperdicios
  • Dejarnos un fondo de congelador o despensa para la vuelta

Por eso hoy te comparto algunas estrategias, trucos y consejos para que te vayas de vacaciones liviana y cuando regreses la vuelta no sea tan dura y comer saludable no se te haga cuesta arriba.

ANTES: PLANIFICA LA COMPRA

No sé cada cuánto haces la compra, pero si sos como yo que compro una vez a la semana haz una planificación rápida de comidas, cenas y desayunos para comprar lo necesario y no tirar alimentos a la basura.

Puede que te de un poco de pereza, pero te invito a que pienses en los platos más sencillos y resolutivos de tu cocina. Esos que se te dan bien y que además te gustan.

Te dejo algunas ideas:

  • Ensaladas completas: son geniales porque te permiten variar los ingredientes y comprar cantidades justas. Puedes incluir legumbres cocidas y así introducir proteínas vegetales.
  • Huevos y tortillas son un buen aliado para resolver cenas rápidas y desayunos saciantes.
  • Salsas tipo pisto llenas de verduras, te resuelven más de un plato: con pasta, con huevos, con granos, etc.
  • Verduras asadas, te permiten de una sola horneada cocinar todo lo que tengas.

¡UN TIP EXTRA!
En la planificación contempla algunas comidas para cuando regreses de tus vacaciones y así te resulte más fácil comer saludable (abajo te dejo ideas).

DESPUÉS: FONDO DE CONGELADOR O DESPENSA

Volver de vacaciones, abrir la nevera y encontrármela pelada con tan sólo las botellas de agua pululando dentro y tener que salir al caos del super o del mercado a por ingredientes me supone un stress que no quiero tener que surfear al menos el primer día de aterrizar en casa.

Pero tendremos que comer, cenar o desayunar y si no tenemos algo de lo que tirar, hacemos uso del teléfono y nos decantamos por lo fácil: pedir comida a domicilio, que no siempre es saludable.

Por eso yo soy muy fan de ponerme las cosas fáciles, y dejarme preparados algunos platos estratégicos que guardo en el congelador y que me aguantan perfectamente el tiempo que estamos fuera. O en su defecto, hago acopio en la despensa de algunos recursos para alimentarnos sin tener que ir a hacer la compra.

No vayas a creer que me preparo toooooodo esto, sino que dependiendo de lo que tenga en la nevera y el tiempo disponible me decanto por unos y otros. Pero te dejo mis propuestas para que puedas escoger.

DESAYUNOS | Preparaciones congeladas

  • Algún bizcocho saludable en raciones.
  • Pan sin gluten en rebanadas.
  • Barritas de avena.
  • Frutas en trozos (para batidos)
  • Tortitas

DESAYUNOS | Buenos Procesados para la despensa

  • Bebida vegetal
  • Cereales hinchados sin gluten: quinoa, trigo sarraceno
  • Avena sin gluten
  • Crackers de semillas
  • Tostas de Trigo Sarraceno
  • Mantequilla de frutos secos/semillas: cacahuete, almendras o tahini.

COMIDAS O CENAS | Preparaciones congeladas

  • Arroz o Quinoa cocida en raciones
  • Salsa tipo boloñesa con verduras
  • Hamburguesas de pollo o ternera
  • Puré de verduras
  • Verduras congeladas (ya listas que venden en el super)

COMIDAS O CENAS | Buenos Procesados para la despensa

  • Legumbres cocidas en bote
  • Latas de sardinas, melva o atún
  • Aceitunas
  • Escalivada
  • Pasta integral sin gluten
  • Verduras cocidas en bote
  • Frutos secos naturales

Capaz que lo consideres demasiado friki pero de verdad que a mí me da tranquilidad saber que al llegar tenemos comida en casa. Muchas veces venimos de varias horas de espera en aeropuertos, comiendo comida de avión y me apetece algo más casero.

Incluso aunque te vayas cerca o a la casa del pueblo, venir y no tener que ponerte a preparar nada para llevarte el tupper al trabajo y aún así comer saludable, a mí me da un respiro.

Este año no me iré de vacaciones porque sigo trabajando y tecleando proyectos que quiero terminar antes que nazca el bebé 🙂 , pero quería aprovechar el momento para tenderte una mano si estás empezando a meter cosas en la maleta.

Espero que estos tips que te comparto te hagan más liviana tu vuelta de vacaciones y te ayuden a comer más saludable.

Ahora cuéntame, ¿También te dejas algunas cosas preparadas antes de las vacaciones, o soy la única friki/organizada de la sala?

Te leo en comentarios,

Laura

REVOLUCIONA TU SALUD con mi cocina.
Recibe mi REGALO Especial de Bienvenida

Me uno a la comunidad