Un día te levantas por la mañana y decides con todo tu ser que SÍ!, que ya está bien de seguir postergando el asunto y que a partir de esta semana te harás responsable de tu salud y la de tu familia y comenzarás a tomarte lo de la alimentación en serio y que la palabra “saludable” dejará de ser un concepto abstracto para ser una realidad.

Pero claro, son tantos los mensajes controversiales que nos llegan, que se nos hace un cacao en la cabezota y no sabemos por dónde comenzar, o al menos a quién hacer caso.
Entre los mensajes con triquiñuelas de marketing: sano, saludable, light, SIN, bajo en, etc. y las mil variedades de recomendaciones; dudamos por un momento en quedarnos como estamos.

Creeme que te entiendo porque hace 3 años estaba parada en la misma situación. Y a pesar que el panorama se presentaba desalentador por lo complejo que parecía, pude convertirlo en simple con el foco puesto en que lo que hiciera tenía que poder mantenerlo en el tiempo.

Así que esta semana quiero compartirte lo que a mí me ayudó a construir una vida focalizada en la alimentación saludable a pesar de tener poco tiempo.

Estoy segura que te servirá como punto de partida para adaptarlo a tu vida y a hacer más llevadera tu inversión de tiempo y esfuerzo en cuidar tu salud.

SINCERIDAD ANTE TODO
Toma consciencia que necesitarás invertir tiempo en cocinar y hacer la compra.
Soluciones a la falta de tiempo o habilidades culinarias:
-Invertir dinero en que la comida la prepare otro.
-Rentabilizar al máximo el tiempo disponible.
-Compras online y servicio a domicilio.

Es importante que no te cuentes milongas, porque sino generarás expectativas que luego no podrás cumplir y te desalentarás.

LIMPIEZA
De todo lo que no sea comida nutritiva: snacks industriales, dulces, bollería, galletas, helados, comida precocinada, etc.
Si no los compramos, no los comemos.

Y también limpieza de nevera, congelador y alacena para hacer espacio a aquellos alimentos nutritivos que sí es interesante consumir: pescados ycarnes ecológicas o al menos que sepas la procedencia; grasas buenas como aceite de oliva extra, aguacate, aceite de coco, frutos secos naturales; frutas yverduras todas las que quieras y te gusten; y granos que toleres.

Básicamente comida real, que no tiene casi etiquetas.

ORGANIZACIÓN
Planifica un menú semanal, escríbelo y tenlo visible.
Aunque no sea con lujo de detalles, al menos para tener una idea de lo que necesitas y así no desperdiciar comida y dinero.

Haz una lista de la compra.
Te ayudará a no comprar de más, a no olvidarte nada y a determinar los lugares a donde tendrás que hacer la compra.
-Llámame friki, pero tengo echa una en excell que imprimo semanalmente yme ahorra mucho tiempo-

Planifica un día a la semana para cocinar y alistar el grueso de la comida.
Concentrarnos en una actividad y ser productivos, nos lleva al menos 20 minutos. Si cocinas durante 2 horas serás más eficiente que si le dedicas unos minutos cada día.

MANIFIESTO PERSONAL
Esto puede parecerte una tontería, pero es importante que hagas un pacto personal, un compromiso verdadero con esto que quieres hacer por tu salud y la de tu familia.
No son restricciones, sino lineamientos por los que regirse.

En casa nuestro manifiesto es:

  • No comprar comida procesada, snacks, bollería, precocinados ni para nosotros ni “por si acaso”.
  • Se come comida elaborada en casa evitando desperdiciar alimentos.
  • No se compran refrescos, ni bebidas azucaradas.
  • No se compra azúcar, harinas ni grasas refinadas. Para los invitados tengo azúcar en sobrecitos, aunque ofrecemos alternativas: miel, stevia natural, xilitol o azúcar de coco.
  • Leer siempre las etiquetas y si tienen más de 2/3 ingredientes químicos no comprarlo.
  • Si hay reunión se prepara el picoteo con opciones saludables.
  • Preparamos la comida con amor y la presentamos apetecible a la vista.
  • Comemos sólo si sentimos hambre y no por obligación o porque toca.
  • El plato tiene que incluir más de una verdura.
  • Hay siempre frutas disponibles.

Cuando esto forma parte de quien eres, es más sencillo saber qué descartar yqué decisiones tomar en las compras.

RENTABILIZAR EL TIEMPO ENTRE FOGONES
Te cuento cómo organizo la comida de la semana para que te inspires.

  • Con el menú a la vista, saco las verduras que necesitaré.
  • Dejo platos semi-preparados para darles un último toque.
  • Normalmente dedico entre 2/3 horas del domingo a preparar lo que consumiremos en la semana, y luego cada día unos 15 minutos en calentar y preparar el plato.

HORNO

  • Utilizo mucho la técnica del papillote; la ventaja es que puedo preparar varias cosas a la vez: carnes, pescados, verduras, pisto y arroces. Cuando se enfrían los congelo para usarlos más adelante.
  • Hay verduras como: patatas, boniatos, calabazas, brócoli y zanahorias que puedes envolverlas y cocerlas enteras para trocearlas y preparar tus platos.

CRUDO

  • Casi siempre pico cebolla en juliana y pimientos en tiras y los guardo. Con ello puedo preparar fajitas o ensaladas.
  • También dejo rallada zanahoria y remolacha y las conservo herméticas en la nevera. Me sirve para las ensaladas.

COCCIÓN

  • Los huevos hervidos son un socorrido recurso, por ello siempre los tengo en la nevera.
  • Dejo preparadas tortillas variadas: de calabacín y zanahoria, de puerroy ajetes, de espárragos, de espinacas y cebolla. Con ello resuelves un desayuno, una cena express, etc.
  • Suelo cocer también arroz, quinoa o trigo sarraceno sin especias para luego poder usarlos con salsas, en ensaladas, mezclados con otras verduras, etc.
  • Casi siempre preparo algún puré/crema: aprovecho para reutilizar verduras y frutas que se van a poner malas, y puedes congelarlo.

PLANCHA

  • Otra forma en la que me gusta cocinar las verduras: rodajas de berenjenas, aros de cebolla, rodajas de calabacín, champignones yespárragos.

SALSAS

  • Casi todas las semanas preparo pesto casero, para darle un toque de sabor a las comidas y presentarlas diferentes.
  • Salsa de tomate casera también preparo en cantidad y congelo.
  • Guacamole es casi un fijo. Si le dejas el hueso dentro y lo tapas bien, se conserva sin ponerse negro.

EXTRAS

  • En la nevera siempre hay brotes verdes, tomates, espárragos, champignones para preparar ensaladas.
  • En la alacena tenemos conservas de atún, caballa o melva para resolver de manera express la comida de algún día.
  • Como snacks compramos frutos secos naturales sin freir: nueces, almendras, avellanas, pistachos.
  • Para decorar platos uso semillas, especias naturales y secas y aceite de oliva extra virgen.

Ha sido largo pero no quería guardarme nada que pudiera servirte.

Da un paso firme y que puedas sostener mañana.
Confía en las señales que el cuerpo te regale sobre lo que te sienta bien o mal.
Cocina el cambio que tu salud necesita.

REVOLUCIONA TU SALUD con mi cocina.
Recibe mi REGALO Especial de Bienvenida

Me uno a la comunidad