Te abro las puertas de mi corazón, mi persona y mi  proceso para contarte las cinco cosas que más me preguntan y que habitualmente respondo en petit comité cuando imparto un Taller de Cocina Saludable, acompaño a personas en Procesos de Cambios de Hábitos o simplemente me piden ayuda para atravesar su transformación a través de la alimentación.

1. ¿Qué es para mí estar o sentirse Saludable?

Cuando invocamos la palabra  SALUDABLE nos empezamos a mirar unos a otros porque de tanto usarla ya no sabemos bien qué queremos decir.

Como la verás plasmada en muchos de los recursos que comparto, he decidido construir un significado propio para que cuando lo leas no te suene a chino mandarín.

Saludable va más allá de los alimentos que comemos. Nos engloba como personas y si hoy no puedes cambiar tu alimentación porque no sientes que es tu momento, con este nuevo concepto quizás descubras otros espacios donde puedas empezar a cambiar y abrir un nuevo camino hacia tu salud.

2. ¿Qué me aportó la Cocina Saludable?

La cocina fue el espacio donde aprendí a quererme, a cuidarme y a brindarme el amor propio que no había sido capaz de ofrecerme.

Con cada transformación de los alimentos que iban a nutrirme, me fui transformando.

Dejé que los sabores me impregnaran y se apoderaran de todo aquello que no era necesario en mi vida, convirtiéndolo en vapor.

En la cocina sentí el poder de mis abuelas y de generaciones de cocineros en mi familia, descubrí mis talentos durmientes y me permití salir a jugar y explorar el mundo que me rodeaba.

La cocina saludable me conectó con mis emociones, dejé de sentir en partes para disfrutarme en un todo y comprenderme.

La cocina me sacó más de una lágrima, y no por las cebollas, sino porque mi esencia se fue abriendo paso rompiendo moldes y esquemas que ya no necesitaba. Quien era fue muriendo para convertirme en quien soy hoy.

3. ¿Cuál es la relación entre la alimentación y las emociones?

En este video te cuento en confidencias parte de mi proceso de cambio en relación a la alimentación y las emociones.

Me he abro porque siento que mostrándote mi vulnerabilidad podemos conectar.

Cuando estamos pasando una mala racha pensamos que sólo nos pasa a nosotras. Y cuando alguien se atreve a contar su historia nos damos cuenta que no estamos solas.

Sanar la relación que mantenemos con la alimentación y las emociones te marca. Te sentís poderosa y libre. Ya no sos dependiente, sino responsable de tus decisiones. Y no conozco sentimiento más revolucionario que ese.

Cambiar la alimentación por una saludable no se trata SÓLO de comer más verduras, porque si no te trabajas tu emocionalidad, lo harás un tiempo u obligada, pero luego volverás a tus viejos hábitos.

Poner sobre la mesa todos los trapitos sucios y conectar con la verdad de quienes somos y de dónde venimos, puede que no sea el plan más cool del mundo y que nadie se pegue por conseguir entradas. Pero estoy convencida que es el punto de partida más sanador y revelador por el que empezar.

Porque los cambios que seas capaz de plantearte vendrán desde la raíz y no sólo desde la superficie.

Y no voy a mentirte, muchas veces hubiese preferido vivir en la inconsciencia, porque hacernos cargo duele. Pero una vez pasas ese momento de berrinche, te agradeces a vos misma haber dado el paso.

4. ¿Cómo he llegado hasta aquí?

Mi otra yo comía hamburguesas del guarronalds 3 veces a la semana, fumaba, bebía alcohol, se refugiaba en la comida para mitigar sus emociones y las únicas verduras que comía eran patatas y tomates.
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
No cometí un crimen y maté a esa Laura.
Dejé de castigarme y mirarme con tanto desprecio para empezar a quererme y nutrirme en todos los sentidos según esa vara de amor hacia mi iba creciendo.
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
Fue un camino de pico y pala.
De un día para adelante y cuatro para atrás.
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
No me siento orgullosa de mi otra yo, pero agradezco haber aprendido y haberme dado la oportunidad de re-conocerme, quererme y aceptarme. Porque sin esos pasos no estaría aquí.
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
Esa Laura sólo buscaba amor y confundía los medios llenando los vacíos con comida. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
El amor lo encontré dentro y sólo cuando pude comenzar a sentirlo, pude cambiar.
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
No hay atajos. No hay fórmulas mágicas.
Hay pasitos que das a diario.
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
Para llegar de un punto a otro, hay un camino personal que recorrer.

TU PROPIO CAMINO.

5. Mi abordaje personal del Hipotiroidismo de Hashimoto

Me detectaron hipotiroidismo cuando tenía 11 años y me dieron la pastilla de por vida.

En mi rebeldía a los 27 años decidí que no iba a tomarme más pastillas y que ya mi cuerpo encontraría el equilibrio para regularse. Te podrás imaginar que el cuerpo dijo: ¿pero esto qué es? Le fue imposible regularse porque no hubo cambios en otras áreas de mi vida.

Pasado un tiempo empecé a encontrarme mal. A esto le sumé estrés en el trabajo, cambios en mi vida que no podía gestionar, alimentarme muy mal, dormir poco y 0 de actividad física. Un cóctel molotov.

Rota y sintiendo muchísima pena por mí misma, decidí dejar de ser víctima y accionar algo diferente. Volví a verme con un endocrino, cambié radicalmente mi alimentación, retomé después de 3 años la actividad física, comencé a preparar el terreno para cambiar de trabajo, y busqué ayuda en un terapeuta para conocerme mejor.

Muy lentamente mi cuerpo, de forma agradecida, empezó a reaccionar y a estabilizarse.

Al año y medio decidí nuevamente dejar las pastillas, pero seguí cuidándome con alimentación, descanso, gestión emocional y deporte. Ya no me sentía mal, pero algunos valores de mi tiroides (TSH) seguían sin regularse.

Y comprendí que, en esta etapa vital en la que estoy, necesito volver a tomar la medicación.

Pero esta vez no luché sino que acepté que nada es para siempre.

Te cuento esto, porque podría haberme ahorrado los experimentos si hubiese contado con información que me empoderara y me diera las claves para conocer qué pasaba en mi cuerpo.

Ahora que ya me conoces un poquito más, me gustaría que me contaras si algo de mi historia se parece a la tuya y de qué manera puedo ayudarte a través de la propuesta que hago en Canela y Coco.

Te leo en comentarios,

Laura

REVOLUCIONA TU SALUD con mi cocina.
Recibe mi REGALO Especial de Bienvenida

Me uno a la comunidad