Go Back

Pudding de Avena y Chia

Tiempo de preparación10 min
Tiempo total10 min
Raciones: 4

Ingredientes

AVENA

  • 90 gr Copos de Avena sin gluten
  • 240 ml Bebida Vegetal (Puedes usar leche si consumes)
  • 10 gr Semillas de Chia
  • 20 gr Cacao Puro en polvo
  • 1 cucharada Miel

CHIA

  • 270 ml Bebida Vegetal (Puedes usar leche si consumes)
  • 50 gr Semillas de Chia
  • 1 cucharadita Extracto de Vainilla
  • 10 gr Miel

DECORACIÓN

  • Frutas de tu elección

Elaboración paso a paso

  • Pesa todos los ingredientes y tenlos a mano para que te sea más fácil hacer las mezclas.

Para la Avena

  • Mezcla el cacao, la miel y la bebida vegetal e integra bien hasta que te quede sin grumos.
  • Incorpora la avena y las semillas de chia.
  • Integra todo, tapa y lleva a la nevera, al menos unas 4 horas. O puedes dejarlo toda la noche para que la avena sea más digestiva.

Para la Chia

  • En otro cuenco, mezcla la bebida vegetal con la vainilla y la miel. Integra.
  • Ahora incorpora a la mezcla las semillas de chia, moviendo bien un minuto hasta que se queden bien impregnadas.
  • Tapa y lleva a la nevera, al menos unas 4 horas o si puedes toda la noche. Ya que las semillas se hidratarán y liberarán el mucilágeno característico.

Armado del Pudding

  • Una vez han pasado las 4 horas o toda la noche, puedes armar tu Pudding.
    Lo haremos en formato de capas para que quede más vistoso y además en cada bocado podamos saborear todas las texturas.
  • Coloca una capa de avena, luego una de chia y unas frutas de tu elección.
  • Vuelve a repetir el proceso y decora con frutas y un trozo de chocolate.

Notas

Puedes usar esta preparación para un postre, una merienda o un desayuno.
Si lo quieres para un postre, la receta te rendirá el doble de raciones porque serviremos menos cantidad.
Si lo usas para meriendas o desayunos, elige unos envases con tapas para que puedas conservarlos en la nevera y transportarlos.
Conservar en nevera hasta 5 días, aunque tendrás que elegir frutas que no se te estropeen o se oxiden con el paso de los días.
Otra opción es agregar las frutas al momento de consumir.